HISTORIA de Estancia La Figura

La historia de Estancia La figura, que es una de las antiguas estancias, del partido de Cañuelas provincia de Buenos Aires.

Tierra de grandes acontecimientos y hombres que forman parte de la historia, la misma fue originada a comienzos del siglo XIX.

Su fundador fue el ingeniero Carlos Pellegrini, padre del ex presidente y artista plástico de la época.

La política de Rosas contrariaba sus ideas democráticas y su nacionalidad francesa lo mantenía en situación incómoda e intranquila a causa del bloqueo.

Por esto decidió buscar quietud en dirección a la campaña, adquiriendo un establecimiento de campo llamado «LA FIGURA», en el cual se exilió con la familia.

Allí fue donde su hijo Carlos, nacido en 1846 pasó su infancia.

La casa también funcionaba como puesto de carretas en los largos viajes al sur.

El lugar y él mismo eran considerados muy avanzados para su época.

Allí inventa y lleva a cabo importantísimos adelantos en la agricultura entre ellos un sistema de riego revolucionario llamado el balde regador.

Poco después de la batalla de caseros en 1852 la familia volvía a fijar residencia en Buenos Aires.

Fue el padre del ex presidente quien hizo construir el primer casco que aún se conserva, aproximadamente en el año 1830.

Fue su hijo Carlos (quien fuera presidente de nuestro país), quien continuó al mando de las actividades agrícolas de la estancia.

Tiempo de Miguel Nemesio de Uribelarrea

Luego pasó a manos de otro ilustre hombre que fue Miguel Nemesio de Uribelarrea quien le dio un gran impulso a «LA FIGURA» con la explotación lanar.

A juzgar por los inmensos galpones de esquila que se construyeron, inspirados en la arquitectura ferroviaria.

En 1880 Uribelarrea fundó el pueblo que lleva su nombre lugar donde se encuentra la estancia, en 1888 donó las tierras para la primera escuela de agricultura práctica de Latinoamérica que se inauguró en 1894.

Actualmente es la escuela agrotécnica «DON BOSCO». También impulsó en 1885 el trazado del antiguo ferrocarril a Cañuelas, que pasa cerca del casco, e hizo erigir la iglesia del pueblo en honor a su esposa en 1890.

Tras su muerte, la estancia pasa a ser propiedad de don SILVANO CROTTO, fue él y su refinada esposa, la Sra. VALERIA V DE CROTTO.

Dueños de un exquisito gusto, le encargaron la construcción del gran casco nuevo, al arquitecto MARTÍN NOEL (1888-1963).

Éste fué un destacado arquitecto y luego político de su época, graduado en 1909, el la ecole speciale d`Architecture de Paris.

En 1924 Noel comienza la construcción del nuevo casco de la figura otorgándole a la estancia un estilo completamente vanguardista dentro de lo neocolonial.

Avanzado el siglo XX la estancia pasa a manos de la familia MADERO, actuales propietarios, quienes continúan conservándolo todo como en épocas de CROTTO Y NOEL.

Comúnmente se la denomina también estancia cañuelas, una de las más famosas estancias en cañuelas.

De todas las estancias en Bs As, ésta estancia en cañuelas se destaca por su estilo, tal es así que pasó a ser el renombrado «Palacio andaluz cañuelas«

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *